Aloha Tatá

Mi abuela Lolita, cubana de nacimiento y asturiana de corazón, era una apasionada de la moda. Desde muy pequeña, la llamé cariñosamente Tatá.

Aloha Tatá es un homenaje a ella, la que me indujo la coquetería, mi gusto por el pelo corto y el carmín en los labios.

Tatá representa, también, lo que ha sido su historia, que fue la de la generación de sus padres, y ahora, cerrando el círculo, la nuestra: la ida, dejando raíces; la vuelta, retomándolas. El abrirse al mundo teniendo muy presente que el mundo, que es tan grande, también es muy pequeño y nos fundimos con él a través de lo más cercano. Tatá trasciende, en suma, lo personal y, por eso, quiero convertirla en un símbolo: el de este tiempo donde, a menudo, todo se nos tiene que ir muy lejos, para que siempre lo tengamos a mano.

alohatata.com
alo3
alo4
alo5
alo6
alo7